¿Cómo enseñarle a mi hijo a defenderse sin agredir? (Mariela Real – Encargada Convivencia escolar – Extracto de Kit Papaz)

 

Muchas personas piensan que hay sólo dos maneras de reaccionar ante una agresión: dejarse o responder con más agresión. Afortunadamente existe otra alternativa: la asertividad. La asertividad implica: defender los derechos de manera clara, firme y segura sin agredir al otro. Usted puede ayudarle a su hijo para que aprenda a responder asertivamente. Por ejemplo: si a su hijo lo llaman “tonto ”, puede decirle que conteste con voz firme y respetuosa con frases asertivas como: “No me gusta que me diga así” o “Me molesta cuando me llama así, no lo hagas más por favor”. En cualquier caso, evite regañarlo o recomendarle que reaccione de forma agresiva con frases como: “No te dejes”, “Pégale más duro” o “La próxima vez dile: oye más tonto eres tú”. Eso puede llevar a que sea agredido de manera aún más fuerte y por lo tanto, lo pondrá en mayor riesgo. También puede enseñarle a utilizar el lenguaje no verbal para ser más asertivo. Algunas ideas pueden ser:

  • No gritar ni insultar. Hablar en un tono suave, pero firme.
  • Pararse firme y derecho, manteniendo distancia de las personas para evitar agresiones.
  • Mirar a las personas a los ojos y llamarlas por su nombre para mantener una conversación directa.
  • Aunque puede ser difícil, tratar de mantener la calma y no mostrar rabia ni miedo.

Cuando la agresión ocurre a través del Internet, usted también puede enseñarle a su hijo responder asertivamente:

  • Desarrollar comportamientos seguros al navegar o al estar conectados. Visitehttp://www.tus10comportamientosdigitales.com
  • Si piensa que un mensaje puede ser agresivo, no leerlo. Buscar a un adulto para que lo lea. Esto le quita el poder al mensaje y se lo devuelve al niño.
  • Específicamente en el caso del ciber-acoso, es importante guardar la evidencia de la agresión (ej. correos electrónicos, mensajes, etc.) pero no tenga acceso constante a estos mensajes, para no leerlos una y otra vez.
  • No responder a los mensajes agresivos.
  • Reportar y bloquear a las personas usando los mecanismos disponibles en las redes sociales enhttp://www.teprotejo.org
  • Cambiar las claves de los dispositivos electrónicos para evitar que otras personas tengan acceso a la información. Ejemplos de respuestas para los hijos: 

Situación

Respuesta Agresiva (en tono desafiante, muy alto e irrespetuoso)

Respuesta Asertiva (en tono firme, seguro y respetuoso)

A Salomón lo llama “Santontón” todos los días.

“Más tonta será su mamá”.

“No me gusta que me digas así”

A Josefa le inventan que “tienen piojos” y todos los del curso la rechazan por eso.

“Ustedes serán más piojosos tontos estúpidos”.

“Me da mucha rabia cuando me dicen eso, porque yo no tengo piojos”.

A Santiago le pegan golpes en la cabeza mientras juegan fútbol en el colegio.

“Oigan brutos… no ven que me duele! No me peguen más o les meto un puño a la salida”.

“En serio, no me peguen que eso duele”.

A Mía le dicen que es una “marimacha” porque se la pasa solo con niños.

“¿Qué les pasa…? No me fastidien… yo me la paso con el que se me dé la gana y punto”.

“Yo no soy ninguna marimacha, no me digan así. Además yo no voy a dejar a mis amigos”.

A Natalia le molesta que sus compañeros la llamen todos los días “nata de leche”.

“Ninguna nata de leche, si me siguen diciendo así los acuso o les pego”.

“No me digan más así. A nadie le gusta que se burlen del nombre”.

Las amigas de Sarita le dicen repetidamente que ella es una tonta porque sale con muchachos de su edad y no con mayores.

“Yo no soy una fácil como ustedes que se meten con cualquiera, además me resbala todo lo que digan”.

“A mí no me gusta salir con gente mayor. De verdad no me molesten más”.

A Pancho le pegan e insultan todos los días en el colegio porque no juega fútbol sino que hace gimnasia olímpica.

“Yo hago lo que se me dé la gana”.

“No me molesten más. Yo puedo hacer el deporte que a mí me gusta”.

A Javier lo llaman “enano” porque es más bajito que el resto de sus compañeros.

“Al menos no soy un tonto largo como ustedes”.

“Ya no es chistoso que me sigan diciendo así”.